la mano

la mano

No era muy mayor, cuando le ví pensé que no tendría mas de 7 años, pero su mano era la de un anciano, curtida, castigada, blanca y fatigada…

Me llamó mucho la atención, subí la mirada a sus ojos y no podia dejar de mirarle de frente entonces las arrugas de sus manos comenzaron a gritar, nadie más las oia pero yo no soportaba aquellos lamentos, todavía recuerdo aquella vivencia como una lección de vida.

Fotografía de Fundación Vipeika

Share

Entradas recomendadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*