nos robó el corazón

nos robó el corazón

No supimos si comernosla o meterla en una maleta y traernosla a nuestra casa de Madrid. Finalmente nos la comimos a besos y nos lleno el corazon de amor.

Share

Entradas recomendadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*